TRAFICÓ COCAÍNA PORQUE NECESITABA DINERO POR RAZONES DE SALUD Y RECIBIÓ UNA PENA MENOR

0
11

El joven de 22 años había abandonado su pueblo en Bolivia buscando obtener dinero para pagar una intervención quirúrgica a su pareja. Captado por otro hombre, ingirió 100 cápsulas de cocaína, pero en el viaje se sintió mal, comenzó a evacuarlas y quedó al descubierto.

A través de dos acuerdos de juicio abreviado, la jueza federal de Garantías N° de Salta, Mariela Giménez, condenó a dos hombres detenidos a fines del año pasado, cuando transportaban poco más de 1 kilo de cocaína en cápsulas ingeridas por el más joven de ellos.

Lo destacable del caso es que respecto de esta última persona el fiscal federal Eduardo Villalba y la jueza, coincidieron en que recibiera una pena inferior a la mínima, atendiendo su situación de extrema vulnerabilidad. Además, como la pena es condicional, se le permitió regresar a su país y se le solventó el pasaje con el dinero que se había decomisado en su momento.

Las condenas, homologadas entre el 3 y 5 de abril, se dictaron por el delito de transporte de estupefacientes y recayeron sobre Nazario Colque Mamani y Domingo Mamani Condori. Aunque se trató del mismo hecho y ambas fueron acordadas, el primero recibió una pena de tres años de prisión condicional, mientras que el segundo fue condenado a cuatro años de prisión, con carácter efectivo.

La diferencia de la pena se debe a que fiscal y jueza entendieron que las condiciones personales de cada uno de los imputados diferían diametralmente.

La investigación, a cargo del fiscal Villalba, se inició el 18 de diciembre del año pasado en un control que personal de la Gendarmería Nacional realizó a pasajeros de un micro en el puesto El Naranjo, ubicado sobre la ruta nacional 34, en la ciudad de Rosario de la Frontera, en el sur de la provincia de Salta.

Los gendarmes advirtieron que algo pasaba con Colque Mamani, y él mismo reconoció que había ingerido cápsulas de cocaína, en el camino se había descompuesto y las había evacuado.

Colque Mamani iba acompañado por Mamani Condori, un chofer de la ciudad boliviana de Cochabamba. En la investigación se pudo determinar que este hombre había captado Colque Mamani cuando el joven llegó a esa ciudad en busca de algún trabajo que le permitiera ganar dinero para que su pareja pudiera someterse a una intervención quirúrgica.

En los respectivos acuerdos, el fiscal general resaltó la captación y reducción ejercida por Mamani Condori sobre el otro acusado, quien se sometió voluntariamente al rol de correo humano, conocido peyorativamente como “mula”, la ingesta de cápsulas de cocaína para transportarlas, práctica en la que se pone en juego la propia vida.

Déjanos tu comentario