EL VIOLENTO ANTECEDENTE DEL EX FUNCIONARIO ACUSADO DE LANZARLE UN BOTELLAZO AL PRESIDENTE

0
8

Gastón Mercanzini, el ex funcionario municipal de 51 años acusado de arrojarle una botella al presidente Javier Milei en su traslado desde el Congreso hasta la Casa Rosada, tiene una larga lista de ingresos en el sistema del Ministerio Público Fiscal porteño por delitos como desobediencia a la autoridad y daño agravado.

En julio pasado, según confirmaron fuentes policiales y judiciales a este medio, estuvo detenido en la Comisaría Comunal 7 de Parque Chacabuco, acusado de daño agravado. Tras pasar varias semanas en una celda, recuperó la libertad. En esa ocasión, Mercanzini, que según él mismo se encontraba en situación de calle en ese entonces, fue acusado de romper a golpes una camioneta del Gobierno porteño, con una causa en su contra en manos de la Unidad de Flagrancia Oeste.

Mercanzini fue detenido por dañar una camioneta Citröen Berlingo el 5 de julio a la madrugada. La atacó a golpes con un fierro, destruyendo su parabrisas y el vidrio del lado del conductor.

Según testigos, Mercanzini se presentó en el parador del GCBA de Parque Chacabuco a la 4 de la madrugada y comenzó a golpear la puerta con la varilla de hierro.

Luego de ser invitado a retirarse por empleados del lugar, Mercanzini comenzó a atacar la camioneta del Gobierno porteño. El ex funcionario ya había protagonizado episodios violentos con el personal del parador, por lo cual no lo dejaban ingresar.

Así, tras su detención, se lo condenó en un proceso abreviado donde se le impuso utilizar una tobillera de geolocalización, con la prohibición de dejar territorio porteño. Mercanzini registra varios ingresos en el sistema por desobediencia a la autoridad, al no respetar esta restricción. “Se lo fue a buscar varias veces por esta situación. Siempre decía estar en situación de calle, también merodeaba cajeros automáticos de bancos de noche”, afirma una fuente judicial que conoce de cerca su caso.

La restricción en su contra quedó sin efecto el 28 de noviembre último. Su nombre, por lo pronto, no figura en condenas de primera o segunda instancia del fuero de instrucción y el fuero federal.

Este lunes, el juez federal Ariel Lijo ordenó la detención de Mercanzini por arrojarle la botella al primer mandatario. El pedido del arresto fue encargado a la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal (PFA).

En el día de ayer, personal del Departamento de Intervenciones Rápidas de la Policía de la Ciudad que se encontraba en servicio en el acto de asunción demoró a Mercanzini, según afirmaron fuentes oficiales a este medio.

Sin embargo, como no poseía elementos vinculados al delito entre sus pertenencias y ninguno de los presentes lo denunció, se realizó una consulta en el sistema de pedidos de captura vigentes.

Al resultar negativo, ya que la causa en su contra había quedado sin efecto, se lo dejó ir.

Déjanos tu comentario